Mujeres con hijos devengan 9,4% menos que aquellas que no los tienen Print
Noticias - Ultimas noticias
Written by Administrator   
Tuesday, 10 October 2006 19:42

http://www.bebes.net/wp-content/uploads/2009/10/madres-trabajadoras-300x199.jpg Las empresas prefieren no contratarlas, reveló un estudio de la Universidad de los Andes.


Sandra Botero es una profesional de 37 años. Hoy es plenamente feliz porque está haciendo lo más quería: dedicándole más tiempo a su hijo de cuatro años.

Esa decisión la obligó a cambiar de trabajo: de uno de tiempo completo, con todos los beneficios que puede traer trabajar en un organismo internacional, a uno de medio tiempo. Sin embargo, no fue gratuito, pues sus ingresos se redujeron ostensiblemente.

"Prácticamente estoy recibiendo un 15 por ciento de lo que ganaba antes. Me retiré voluntariamente porque había muchas presiones, me absorbía mucho tiempo, incluso muchos días salí cuando él estaba dormido y llegaba cuando ya estaba acostado", dice.

Justamente, un estudio del Cede de la Universidad de Los Andes, concluye que en promedio las mujeres que tienen hijos devengan 9,4 por ciento menos que las que no los tienen. La diferencia es más alta, 18,4 por ciento, cuando son menores de cinco años.

Las razones son varias. La preferencia por empleos con horarios flexibles, las mayores responsabilidades que conlleva la maternidad y que provocan ausentismo, la pérdida de experiencia laboral, menores niveles de escolaridad y la discriminación.

Ximena Peña, una de las autoras del estudio, que se basa en la Encuesta de Calidad de Vida del Dane, explica que las empresas lo piensan antes de contratar a una mujer casada y joven que saben que es una 'candidata' a convertirse en madre pronto.

"¿Será que las empresas se cobran por la derecha la condición de la maternidad?", se pregunta Peña.

Ricardo Bonilla, director del Observatorio Laboral del CID, sostiene que esto es parte del proceso de selección adversa. "Esto es una clase de discriminación. Las compañías hacen preguntas en el proceso de selección, tratando de detectar si van a ser madres. La prueba de embarazo que piden es una demostración de eso", dijo.

Tras lactancia, con más opciones

Pero como no hay 'mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista', Ricardo Bonilla, director del CID, explica que cuando las mujeres terminan la lactancia, sus pequeños ingresan al jardín y tienen claro que no van a tener más hijos, empiezan a ser las preferidas en los procesos de selección para un trabajo.

"Ya tienen más disponibilidad de tiempo y superaron la etapa de los primeros años de maternidad, entonces pasan a la primera fila de selección. Y si superan las evaluaciones de desempeño en los puestos que ocupan, hasta pueden mejorar sus condiciones laborales", explica. Las investigadoras del Cede plantean que es necesario buscar políticas que minimicen el impacto de ser madres en la vida laboral. Proponen la extensión de las jornadas de las entidades que prestan servicios de cuidado de niños pequeños y políticas que eduquen a hombres y mujeres en pro de una división equitativa del trabajo familiar para evitar la sobrecarga de responsabilidades.

IVONNE VENEGAS MOLANO
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS